La inflación de la Ciudad de Buenos Aires fue del 4,4% en mayo

Es casi la mitad de la se había registrado en abril, de 9,8%


Por la baja de las cuotas de las prepagas y de los precios de las frutas por razones estacionales, la inflación de mayo en la Ciudad de Buenos Aires resultó inferior a las estimaciones privadas, registrando un incremento de 4,4%.

Esto acumula una suba de 80,2% en los primeros cinco meses del año y 280,9% interanual.
La variación del IPCBA (Índice de Precios al Consumidor) respondió principalmente a aumentos en Alimentos y bebidas no alcohólicas, Vivienda, Restaurantes y hoteles, Transporte e Información y comunicación, que en conjunto aportaron 3,41 puntos al alza del nivel general.

Los servicios públicos y privados encabezan la inflación, con los Servicios aumentando 4,8% en mayo, por encima del 3,8% de los Bienes. En los primeros cinco meses, los Servicios acumularon una suba de 90,6% y los Bienes de 67,9%.

Las caídas en las cuotas de la medicina prepaga contribuyeron a atenuar el aumento del rubro y de la inflación promedio.

Los aumentos, rubro por rubro
Alimentos y bebidas no alcohólicas aumentó 4,8%, «Los principales impulsos provinieron de verduras, tubérculos y legumbres (24,2%), leche, productos lácteos y huevos (4,5%), pan y cereales (3,5%) y carnes y derivados (2,5%). Los precios de las frutas retrocedieron un 7,2%.
Vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles promedió un incremento de 4,8%. Impactaron principalmente las subas en los valores de los alquileres y de los gastos comunes por la vivienda. Le siguió en importancia, el arrastre que dejó la actualización de la tarifa residencial del servicio de suministro de agua que entró en vigencia en abril.
Restaurantes y hoteles se elevó 5,7% como resultado de las alzas en los precios de los alimentos preparados en restaurantes, bares y casas de comida.
Transporte registró una suba de 5,2%, principalmente por la actualización en el valor del viaje en subte (a partir del 17 de mayo). Le siguieron en importancia las alzas en los precios de los combustibles y lubricantes para vehículos de uso del hogar, de los estacionamientos y de los peajes. En sentido contrario, las caídas en los valores de los pasajes aéreos contribuyeron a quitar presión.
Información y comunicación promedió un incremento de 7,7% debido a las subas en los abonos de los servicios de comunicación agrupados y de telefonía móvil.
El resto de las divisiones tuvo una incidencia positiva, aunque menor, en el nivel general; con excepción de salud, que registró una variación negativa del 4,2% como resultado de la decisión del Gobierno Nacional de retrotraer los valores de las cuotas de la medicina prepaga.