17 de January de 2022
Bloque UCR: sigue en diputados la pelea por la presidencia

Bloque UCR: sigue en diputados la pelea por la presidencia


Mario Negri consiguió el apoyo de 27 diputados pero la discusión no está cerrada.

Luego de una jornada cargada de discusiones y pases de facturas, por ahora Mario Negro, consiguió los apoyos necesarios que le permitirían seguir al frente del bloque de diputados de la Unión Cívica Radical, donde de todas formas ahora seguirá la pulseada con el sector que lidera Emiliano Yacobitti para definir otros espacios de poder.

El cordobés, respaldado por los gobernadores Gerardo Morales y Gustavo Valdés, llegó a 27 apoyos contra 15 del espacio que está referenciado a nivel nacional en Martín Lousteau.

Una fuente de ese espacio radical le dijo a Perfil: «Cómo le explicamos a Rodrigo De Loredo que le ganó por goleada a Negri, después que Negri le hiciera cuatro impugnaciones para que no pueda participar de la elección, que llega como diputado con el respaldo del 56% de los cordobeses para tener un jefe de bloque repudiado en su provincia».

Yacobitti y otros 14 diputados del bloque radical firmaron una carta pública este martes en la que plantean que la sociedad en la elección pidió “modificaciones profundas en las prácticas de la dirigencia política”.

Y agregaron: “La conducción de nuestros bloques y las vocerías que los representan deben ser, entonces, el reflejo de los validado por la sociedad en las elecciones. Es necesario cambiar para ganar y gobernar».

Desde el sector de Morales rebaten los argumentos de Yacobitti. Por un lado, aseguran que se vienen tiempos de un Congreso con mucha centralidad, por lo que se necesitan jefes de bloque muy experimentados en la técnica legislativa y acostumbrados a lidiar puertas adentro con los socios de JxC pero, sobre todo, hacia afuera con figuras como Sergio Massa y Máximo Kirchner. En ese sentido, resaltan el nombre de Negri.

Pero además, rechazan el concepto de renovación que buscan instalar cerca de Lousteau, cuando suman los nombres de Martín Tetaz, De Loredo o Danya Tavela. Entre los 27 diputados (actuales y electos) que apoyan a Negri destacan, por ejemplo, la figura de Facundo Manes, que representa hoy la mayor renovación dentro del espacio radical.

Suman también otros nombres nuevos que asumen, como el de Martín Arjol, que ganó en Misiones, o Marcela Coli, segunda en la lista que triunfó en la crucial elección de La Pampa. También a Mario Barletta, por el apoyo que le dio en Santa Fe a Carolina Losada, a quien cuentan como otra revelación de las legislativas, o a Fernando Carabajal, el ex juez que llega desde Formosa. Destacan, además, el apoyo de Roxana Reyes, ganadora en Santa Cruz.

Otra discusión tiene que ver con las provincias donde tiene más peso cada espacio. Cerca de Lousteau resaltan que 10 de los 15 diputados propios son de CABA (3), Córdoba (3), Mendoza (2), Santa Fe (1) y la provincia de Buenos Aires (1). Y destacan que el espacio viene teniendo un crecimiento fuerte en esos lugares, sobre todo después de internas parejas tanto en Córdoba como Buenos Aires.

En la actual conducción del bloque replican con que incluso los superan con legisladores de esas provincias, sumando 12 (5 de provincia de Buenos Aires, 4 de Córdoba y 3 de Santa Fe). Claro, no suman a ninguno en CABA, donde es fuerte Lousteau, ni Mendoza, donde pesa Cornejo (aunque Julio Cobos y Lisandro Neri, ministro de Rodolfo Suárez que reemplazará a Cornejo, no firmaron ningún apoyo).

Pero detrás de la escena, sin embargo, ya aparece la discusión por la vicepresidencia tercera de la Cámara de Diputados y el reparto de las comisiones. Eso es algo que se terminará de definir en una reunión de bloque que se realizará el próximo lunes 6 de diciembre, donde se concretará la última pulseada.

De todas formas, algunas fuentes le indicaron a Perfil que no todo está cerrado ya que el sector de la UCR liderado por Martín Lousteau y Emiliano Yacobitti no se quedaría de brazos cruzados y ya tendría tomada la decisión de impulsar la creación de un bloque propio de diputados dentro del interbloque de Juntos por el Cambio. El objetivo de la iniciativa política -que cuenta con el visto bueno de un sector del Pro- sería desplazar a la antigua conducción que ejerce Mario Negri.

De esta forma, el radicalismo quedaría al borde de una división en la Cámara Baja y se desatará un nuevo elemento de tensión en la coalición opositora antes de que asuman los nuevos legisladores que ganaron en las elecciones legislativas.