La Legislatura porteña votó el Presupuesto 2020

La Legislatura porteña sancionó el Presupuesto 2020 por 480.833 millones de pesos con déficit cero. Además se modificó la metodología para el cálculo del ABL y se autorizó al Ejecutivo a emitir títulos de deuda.

Por 40 votos positivos (Vamos Juntos, Evolución y Partido Socialista), 15 negativos y 2 abstenciones (Sergio Abrevaya y Marcelo Depierro) la Legislatura porteña aprobó este jueves el Presupuesto 2020.

La ley establece un presupuesto financieramente equilibrado, con superávit económico y primario, formulado con las mismas variables macroeconómicas proyectadas por el Gobierno nacional: una variación de la actividad económica de 1%, un tipo de cambio promedio de 67,1 pesos y un nivel de inflación de 34%.

Los recursos totales estimados para el año 2020 ascienden a 480.833 millones de pesos. Por recursos corrientes se calcula que ingresarán 474.286 millones (98,6% del total), mientras que por recursos de capital se proyecta percibir 6.547 millones (representan el restante 1,4%).

El total de recursos que se prevé recaudar en 2020 se incrementa con respecto a la proyección presupuestaria 2019 en el orden de los 102.102 millones de pesos, lo que representa un crecimiento del 27%.

Los ingresos tributarios para 2020 se calculan en 444.429 millones de pesos. La recaudación por ingresos tributarios propios se estima en 318.174 millones de pesos, en tanto que los recursos provenientes de la Coparticipación Federal de Impuestos se estiman en 126.254 millones de pesos.

La ciudad de Buenos Aires continúa con la implementación del Consenso Fiscal acordado entre Nación y Provincias en lo que respecta a la baja gradual del Impuesto a los Ingresos Brutos. Asimismo, comienza a implementarse también la reducción del Impuesto a los Sellos.

La reducción gradual de estas alícuotas trae como consecuencia un esfuerzo fiscal importante por parte de la Ciudad, pero que tiene como objetivo final reducir la presión impositiva sobre la cadena productiva, fomentando así el crecimiento genuino de la economía.

El cumplimiento del consenso representará para la Ciudad un impacto de aproximadamente 20.000 millones de pesos, siendo el estado provincial que mayor esfuerzo fiscal realizará. De ese total, aproximadamente 17.000 millones corresponden al tercer año consecutivo de baja de Ingresos Brutos, en tanto que la reducción de Sellos representará 3.700 millones.

Respecto a Sellos, se implementará una reducción alicuotaria a distintos tipos de actos y contratos, entre los que se destacan los contratos comerciales, los de prestaciones de servicios y los mutuos, entre otros. Quedan excluidas de esta reducción las transferencias de inmuebles y automotores, así como también las actividades hidrocarburíferas.

Con respecto a los gastos corrientes, los mismos ascienden a 399.378 millones de pesos, significando un 83,1% del gasto total, en tanto el gasto de capital asciende a 81.454 millones, un incremento de 10.608 millones respecto de la proyección 2019.

En la composición de los gastos corrientes, el concepto de mayor incidencia es el correspondiente a las remuneraciones del personal, cuya previsión es de 218.291 millones, un 34,4% de incremento con respecto del corriente año.

Tal como viene sucediendo durante los últimos 12 años, la Ciudad continúa con su política de priorizar la inversión en las áreas sociales, las cuales representan el 50,4% del presupuesto total.

Las partidas presupuestarias de las áreas sociales crecen en términos reales por encima de la inflación proyectada para el año 2020, la cual se prevé del 34%.

*Ministerio de Educación. Se destinan $ 83.467 millones para esta cartera. Representa un crecimiento de un 42,5% con respecto al 2019.

*Ministerio de Salud. Se prevé una asignación crediticia de $ 70.110 millones. Demuestra un crecimiento de un 40,2% con respecto al corriente año.

*Ministerio de Hábitat y Desarrollo Humano. Presenta un crédito de $ 21.278 millones, creciendo un 37,1% con respecto al 2019.

*Ministerio de Cultura. Este ministerio presenta una partida por $ 8.694 millones, es decir un 37,2% con respecto a lo presupuestado para el corriente año.

En materia de seguridad, para el próximo año se destinarán 75.820 millones de pesos, un 45% más que para el corriente año, es decir 23.511 millones más.

Esta finalidad -que continúa siendo la principal preocupación de los vecinos de la Ciudad- representa el 15,8% del presupuesto total proyectado para el próximo ejercicio, con el objeto de seguir dotando a las fuerzas de seguridad del equipamiento, la indumentaria y la tecnología necesaria.

En lo que respecta a la inversión en obras relacionadas a esta finalidad, se destacan las siguientes: la construcción de nuevas comisarías por 3.421 millones, el mantenimiento integral de los edificios de la Policía de la Ciudad por 1.032 millones, equipamiento para la Policía por 4.929 millones y el Plan de Seguridad Digital por 2.072 millones, entre otros.

La inversión en infraestructura en la Ciudad para el 2020 asciende a 81.167 millones de pesos, en el orden del 16,8% del gasto total, manteniendo así el nivel histórico de inversión de los últimos años.

Para la red de subterráneos, se presupuestan obras por 6.574 millones de pesos, destinadas a la mejora de las frecuencias, señalética, mantenimiento y renovación del material rodante, conectividad, intervenciones en estaciones, obras en nodos, etc. De ese importe, 2.700 millones corresponden a la modernización de la Línea D.

En el marco de la integración social y urbana se destinarán 4.307 millones a las obras desarrolladas por el IVC, entre las que se destacan las intervenciones en los barrios Villa 20-Papa Francisco ($ 1.007 millones) y el barrio Rodrigo Bueno ($ 636 millones).

Se continúa además con las obras de urbanización del Barrio 31, a la cual se destinan 3.216 millones de pesos y que incluyen la continuación del plan de apertura de calles, instalación de luminarias, cloacas y desagües, asfalto de calles internas y mejoras en viviendas.

En lo que respecta a obras hidráulicas para mitigar inundaciones se destinan 4.713 millones de pesos. Se continúan con las obras para la finalización del segundo emisario del Arroyo Vega. Asimismo, se destinan 1.058 millones para limpieza de sumideros.

Por otra parte, la ciudad de Buenos Aires renovará los vencimientos de deuda que vencen el año próximo y que alcanzan los 29.980,3 millones de pesos.

Además, se prevé continuar con los desembolsos de los financiamientos para obras de infraestructura provenientes de los organismos multilaterales de crédito, que alcanzarán los USD 350,8 millones.

En ese sentido, se destacan las obras en el segundo emisario del Arroyo Vega y la urbanización del Barrio 31 (Banco Mundial), la construcción de la nueva sede del Ministerio de Educación en el Barrio 31 (BID), las obras de modernización de la Línea D (BEI) y el desarrollo de un edificio gubernamental en el predio donde funcionaba la ex cárcel de Caseros.

Asimismo, la ley cumple con lo establecido en el Régimen Federal de Responsabilidad Fiscal firmado entre la Nación y las provincias, cumpliendo con los límites de endeudamiento por debajo del 15% de los ingresos corrientes y estableciéndose en el rango del 13,2% para el próximo año.

Cabe mencionar que este presupuesto para el año 2020 es el primero que incorpora la perspectiva de género. Consiste en una estrategia de visibilización y análisis de las acciones presupuestarias destinadas a mujeres, y a promover la igualdad entre los géneros y el respeto a la diversidad sexual.

CAMBIOS EN EL ABL

Los diputados porteños también aprobaron modificaciones en la Ley Tarifaria y en el Código Fiscal. Uno de los cambios es la metodología para calcular el impuesto inmobiliario. En lugar de hacerlo con la inflación pasada (que fue del 52% interanual), para el año 2020 la actualización de este impuesto estará en línea con la inflación del año próximo.

Dicho cálculo se realizará mensualmente y de manera progresiva. Los vecinos que paguen el impuesto anual por adelantado tendrán un ajuste de sólo el 15%, pago que conllevará un efecto cancelatorio total.

Aquellos contribuyentes que sean buenos cumplidores pagarán en enero 2020 un 6,6% menos que en diciembre 2019. Este beneficio responde a que esta categoría obtiene una quita anual del 10%.

En cambio, aquellos que no figuren en la categoría de buenos cumplidores, recibirán en enero 2020 un aumento del 3,4% con respecto a diciembre 2019.

Con relación a estos dos ejemplos, por una cuestión de procesos administrativos (que refieren tanto al momento en el que se toma la valuación de los inmuebles como a la emisión de las boletas), para la primera cuota correspondiente a enero 2020 se tomará la inflación de agosto 2019, que fue del 3,4%.

A nivel fiscal para el 2.020, varias de las modificaciones son de carácter formal y otras sustanciales, que apuntan a la conformación de un sistema tributario equitativo, efectivo y moderno, utilizando las nuevas tecnologías como herramientas para la disminución de las cargas tributarias operativas de contribuyentes y responsables.

En relación con el Impuesto sobre los Ingresos Brutos, se procede a la incorporación de una aclaración respecto del tratamiento fiscal de los servicios digitales, los cuales se han acrecentado exponencialmente como consecuencia del proceso de digitalización que ha experimentado la economía a través de las últimas décadas, verificándose que el desarrollo de las actividades se efectúa mediante una interfaz digital.

En este sentido, se propicia la citada aclaración, conjuntamente con la incorporación de los agentes de liquidación e ingreso, a fin de establecer un mecanismo efectivo que permita el cobro del tributo derivado del desarrollo de las actividades de prestación de servicios digitales en la Ciudad.

DEUDA PÚBLICA

Por igual cantidad de votos se sancionó una ley que autoriza al Ministerio de Economía y Finanzas a emitir en el mercado local un título de deuda por 9000 millones de pesos, con un plazo mínimo de amortización de un año, y a la tasa BADLAR para bancos privados, siendo que los mismos podrán rescatarse antes de su vencimiento, en un único o varios pagos.

Según los fundamentos del proyecto el título de deuda “tiene por objeto, en virtud de las variaciones experimentadas en los precios de bienes y servicios adquiridos, dotar a la Ciudad de un instrumento que le permita la cancelación de las obligaciones contraídas con los proveedores, como así también la cancelación de certificados de obra”.

DEBATE

La diputada Paula Villalba (VJ), como presidenta de la Comisión de Presupuesto, destacó: “Es un presupuesto financieramente equilibrado, con déficit cero y un superávit económico alineado con el régimen de responsabilidad fiscal. Buscamos que a partir de la creatividad, innovación e igualdad de oportunidades todos podamos desarrollar nuestro potenial. Juntos vamos a seguir haciendo una ciudad para disfrutarla. Primer presupuesto con perspectiva de género en el país”.

Además, desde el bloque oficialista afirmaron: “El presupuesto ingresó tarde, al igual que en la mayoría de los distritos del país, porque las variables económicas eran otras”. También se destacó el alto cumplimiento de los contribuyentes sobre tasas de impuesto inmobiliario y ABL.

Desde la oposición cuestionaron el escaso presupuesto en perspectiva de género y el incremento de la deuda que contrae la ciudad de Buenos Aires (AyL). Además, manifestaron preocupación por el “fracaso en políticas sociales” y el recorte en “vivienda y urbanismo” (PTS).

También reclamaron mayor tiempo para analizar y debatir el proyecto de Ley de Presupuesto, pidieron su vuelta a Comisión y que se vote de manera extraordinaria (FIT). Asimismo remarcaron que el 25% de la población de la ciudad tiene problemas de empleo “a causa de las políticas de desarrollo económico” y solicitaron la presencia de los nuevos ministros en el mes de febrero para explicar las partidas asignadas a cada área (BP).

Desde Unidad Ciudadana resaltaron que “se presentó un presupuesto sin respeto a la institucionalidad de la Ciudad que es un dibujo y que vuelve a aplicar un ajuste en las partidas presupuestarias; vuelve a poner a la educación y a la salud fuera de las prioridades”. Por otra parte, lamentaron que el ABL ajuste por inflación y no por salario (GEN).

El diputado Gabriel Solano (PO) llamó a derrotar el Presupuesto en la calle y destacó que los residentes y concurrentes “demostraron que se le puede ganar a Larreta”.

Frente a lo cual el diputado Claudio Cingolani (VJ) respondió: “Las únicas derrotas que nosotros reconocemos es en las urnas. La plata del presupuesto se ve en la calle, está en las obras y los vecinos lo han reconocido en las recientes elecciones”.

URL: http://bairesciudad.com.ar/?p=1890

Escrito por en Dic 5 2019. Archivado bajo Política. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada
narrative essay outlineterm paperspay for essaysterm papersbuy college papers onlineorder essay onlineorder essay online

Baires Ciudad 2012 - 2013. Todos los derechos reservados. Contacto: redaccion@bairesciudad.com.ar