En un clima tranquilo, se realizó el debate para jefe de Gobierno

Se llevó a cabo el primer debate oficial de candidatos a Jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires. Ninguno de los participantes logró destacarse demasiado pero sirvió para sentar las bases para que este tipo de metodologías llegue para quedarse.

El Código Electoral de la ciudad de Buenos Aires, el primero de su joven autonomía, establece la obligatoriedad de realización de debates de candidatos a Juntistas Comunales, Diputados porteños y Jefe de Gobierno. Y coincidiendo con el Día de la Autonomía de la ciudad de Buenos Aires, en conmemoración del día en que se juró la Constitución de la Ciudad en la Convención de 1996, se completó este suceso histórico.

Los cuatro candidatos a Jefe de Gobierno protagonizaron un debate que si bien no se caracterizó por lo entretenido fue el puntapié inicial para procurar su realización de manera institucional. Quizás lo más “divertido” fue los cambios de moderadores: ocho parejas de periodistas para un programa de una hora y media.

Horacio Rodríguez Larreta optó por destacar su actual gestión y mencionar algunas de las propuestas que dio a conocer días atrás. Seguro, preciso y prácticamente ininmutable frente a las críticas realizadas por Matías Lammens, Matías Tombolini y Gabriel Solano, el Jefe de Gobierno trató de reconocer pocos errores y enfocarse en mencionar obras y demostrar cercanía con los vecinos.

Lammens, por su parte, no se mostró tan firme como se esperaba aunque más allá de una confusión inicial cumplió correctamente con su papel: reconocer lo que no se puede criticar, culpar de la situación económica a Larreta por no haber podido resguardar a PyMEs y ciudadanía de la crisis de la que culpó exclusivamente al Gobierno de Mauricio Macri y mencionar algunas de las materias pendientes de la actual gestión.

A Tombolini se lo vio muy cómodo y pese a que a veces sus propuestas eran demasiado disruptivas, logró mostrar un poco de espontaneidad. Fue el único que mencionó en varias oportunidades al candidato a Presidente que encabeza la lista sábana que integra (Roberto Lavagna) y buscó hacerse fuerte en la economía.

Solano, en tanto, optó por improvisar en algunos momentos, lo que sirvió para darle un poco de flexibilidad al debate. Si bien confrontó con Larreta y criticó a Macri cuantas veces pudo, también se encargó de pasar facturas a Tombolini y, en mayor medida, a Lammens. Sin ir más lejos sólo él mencionó a Alberto Fernández y comparó al actual presidente de San Lorenzo con Patricia Bullirch. “No debatamos con chicanas”, pidió Lammens. “Lo importante es cómo se forma y cómo se usa la policía”, indicó.

En ningún momento a lo largo de los intercambios que mantuvieron, ni Lammens ni Larreta mencionaron a sus candidatos a Presidente. Alberto Fernández y Mauricio Macri estuvieron completamente excluidos del debate. Lo mismo ocurrió con Solano, quien no mencionó a Nicolás del Caño.

Hubo dos cruces que despertaron un poco a la numerosa platea, donde asesores, funcionarios, legisladores y periodistas siguieron con atención el desarrollo del debate. El primero estuvo protagonizado por Larreta y Lammens y fue durante el bloque destinado a abordar las políticas sociales. El Jefe de Gobierno le reprochó que durante el tiempo que trabajaron juntos en algunos proyectos sociales para el Bajo Flores nunca le realizó ningún cuestionamiento respecto a la gestión. Frente a lo cual Lammens le retrucó: “Siempre quisiste que fuera candidato de tus listas, pero nunca acepté porque tenía diferentes concepciones de cómo hacer política y de las prioridades”.

Incluso Tombolini lo destacó al mencionar: “Se puso un poco más picante el debate, por suerte”, lo que causó risas en el estudio.

El siguiente cruce se dio ante la consulta del candidato del Frente de Todos sobre las prioridades de un Gobierno que “durante doce años no pudo construir un hospital, ni evitar que haya problemas de infraestructura escolar y gasta cerca de 2.200 millones de pesos en publicidad”.

“Tenemos 1.300 escuelas que abren todos los días y se mantienen. En educación, llevamos gastados este año 67.000 millones de pesos, treinta veces más que en publicidad”, afirmó Larreta.

Durante los cuatro ejes el Jefe de Gobierno se las arregló para esquivar críticas y responder básicamente con propuestas o logros de gestión. Incluso hubo momentos donde Lammens y Tombolini tuvieron que reconocer algunas obras realizadas e incluso se comprometieron a darle continuidad al plan de infraestructura planteado hasta 2021.

Solano, en cambio, levantó las banderas de la izquierda, apuntó a nacionalizar la discusión y a marcar una suerte de sociedad (al menos en lo legislativo) entre el macrismo y el kirchnerismo

y aclaró en su cierre: “Quiero dirigirme al sector progresista de la Ciudad. Si no querés que gane Larreta, no lo votes. Podés votar a Lammens, Tombolini o a mí. Pero el Frente de Izquierda es el único que plantea una salida. Todos ellos plantean seguir con el FMI”.

Lammens siguió: “Gracias a todos por esta noche. Buenos Aires es la mejor ciudad del mundo, por su gente, su capacidad de crear y progresar y en estos años de aguantar. Era admirada en todo el continente por sus médicos, salud y cultura. Hoy es inmoral que una ciudad rica como Buenos Aires todos seamos pobres. Lo que hicieron bien ya está, pero lo que no hicieron no lo van a hacer, no está en sus prioridades”.

Por su parte Tombolini dijo: “Si llegaste hasta acá es porque esta ciudad te importa. Esta crisis la resolvemos entre todos o no la resolvemos más. No queremos volver a los tiempos donde te decían qué tenés que hacer o comprar. Para nosotros el consenso no es una palabra vacía sino un modo de pensar y organizarnos. Necesitamos que el próximos 27 de octubre nos acompañes con tu voto”.

La conclusión final le tocó a Larreta: “Quiero pedirles que el 27 me acompañen, como cada vez que nos encontramos en la calle, cuando me dicen que no afloje. Estoy orgulloso de la transformación que hicimos, pero más me entusiasma todo lo que tenemos que hacer. Quiero una ciudad donde el espacio público sea un lugar de encuentro y cada vez más segura y donde se escuche. Valoro las propuestas de los candidatos hoy. Para mí, lo más importante son ustedes, los vecinos de la ciudad”.

Al terminar el debate, que fue presenciado desde la primera fila por la titular del Tribunal Superior de Justicia Inés Weinberg, adnciudad.com constató como todos los candidatos recibieron las felicitaciones de quienes los acompañaron. Para ellos, cada uno ganó. Y como dice el dicho, el que no arriesga no gana, y está claro que ninguno arriesgó lo suficiente como para marcar diferencias categóricas.

Cuando Larreta se retiró del estudio de televisión había un reducido grupo de militantes con carteles en apoyo a Lammens que comenzaron a gritarle. Mientras el Jefe de Gobierno caminaba tranquilamente, comenzaron a cantar: “Macri ya fue, Vidal ya fue, si vos querés Larreta también”. Eso no impidió que siguiera caminando por la calle Rivadavia, junto a su mujer Bárbara Diez, el jefe de campaña Eduardo Macchiavelli, el jefe de Gabinete Felipe Miguel y el secretario General Fernando Straface, entre otros.

URL: http://bairesciudad.com.ar/?p=1661

Escrito por en Oct 11 2019. Archivado bajo Política. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada
narrative essay outlineterm paperspay for essaysterm papersbuy college papers onlineorder essay onlineorder essay online

Baires Ciudad 2012 - 2013. Todos los derechos reservados. Contacto: redaccion@bairesciudad.com.ar